Su navegador no acepta javascript
12 de agosto de 2020
Agenda de Eventos
 
Rutas turísticas e hitos de interés

Alicún: El retorno a la cultura del Argar

A TENER EN CUENTA:
- Cómo llegar: La ruta empieza y termina en los baños de Alicún. Situados al Noreste de la provincia de Granada, distan 8 kilómetros de Villanueva de las Torres –a cuyo término municipal pertenecen– 30 de Guadix y 90 de la capital. El acceso más cómodo por carretera es a través de la salida 307 de la autovía A-92N, a 15 km de Guadix dirección Baza.
- Características: Ruta: circular. Dificultad: baja. Duración aproximada: 45 minutos. Distancia del recorrido: 2,6 kilómetros.


El Viajero Apasionado de hoy se desplaza hasta el paraje de Alicún, famoso por su balneario y plagado también de historia, pues los restos  de construcciones megalíticas que atesora en sus colinas habitadas desde el Paleolítico reflejan el testimonio de las más antiguas civilizaciones.

Este lugar es apto también para el descanso. El viajero encontrará el relax que necesita para sus vacaciones en la estación termal de los baños de Alicún, conocida en toda la provincia por las propiedades de sus manantiales. La presencia de aguas termales a una temperatura de 35 grados, así como su posición estratégica entre dos valles, ha favorecido la creación de asentamientos humanos desde la Prehistoria. Prueba de ello es  la presencia de restos del Paleolítico Superior, Neolítico, Edad del Cobre y Cultura del Argar.

Ya en el siglo III d.C. se levantaron edificaciones destinadas al alojamiento de los usuarios de las primeras termas, a las que siguieron baños públicos bajo la dominación árabe desde el siglo IX.  En la actualidad, el visitante puede ver junto al balneario dólmenes antiquísimos, restos de sílex, puntas de flecha, cuchillos, vasos cerámicos y restos humanos. Además de las formas sinuosas y complejas de los espectaculares paisajes lunares, se pueden observar grandes contrastes ambientales en la vegetación de vega y sus cultivos.

Enclavada en la depresión Intrabética de Sierra Nevada-Baza, la estación termal está situada cerca del cerro Mencal, y en las inmediaciones de la confluencia de los ríos Fardes y Gor, afluentes del Guadiana Menor. El paisaje viene marcado por la abundante vegetación, dentro de un entorno agreste y árido, y por el aislamiento rural. La climatología de la zona es de carácter continental, con precipitaciones escasas pero de acusada torrencialidad.

El punto de arranque de la caminata se sitúa frente al hotel Reina Isabel. Tras ascender por la carretera para tomar a pocos metros un carril de tierra, se accede a una pequeña meseta caliza con numerosos dólmenes en buen estado. Tras visitarlos, se puede continuar el recorrido descendiendo por una vereda que atraviesa un antiguo asentamiento del Paleolítico Superior.

Después de la bajada, la ruta transcurre junto a una extraña formación medio natural medio humana; se trata de una murallón calizo formado a lo largo del tiempo por la precipitación y la sedimentación de las sales del agua que circula con fuerza en estos parajes. Lo que en su día fue una simple acequia a nivel del suelo, que se utilizaba probablemente para conducir aguas al poblado paleolítico, hoy tiene en sus distintos trayectos  alturas que superan los quince metros en una longitud aproximada de un kilómetro.
 
Esta formación está valorada como insólita en el mundo. Antes de finalizar el itinerario se atravesará otro conjunto de dólmenes para regresar al balneario –punto de partida del recorrido del Viajero Apasionado–, por un bello camino de tierra que discurre junto a unos huertos.

Una vez finalizada la ruta de senderismo, el viajero puede complementar la excursión con una visita al balneario de Alicún de las Torres, donde podrá disfrutar de manantiales de agua con propiedades curativas. Según los propietarios del centro, en la época romana ya se empleaba esta agua con carácter terapéutico, hasta el punto de que los musulmanes consolidaron el balneario con nuevas construcciones, como la estructura hidráulica que aún perdura.

Las aguas de esta estación termal se caracterizan por ser sulfato bicarbonatadas y calcicomagnésicas de fuerte mineralización, indicadas terapéuticamente para el reuma, el sistema  circulatorio, el sistema nervioso, al aparato digestivo y la piel.
Los primeros datos documentados de estas caldas datan de la época posterior a la conquista de Granada por los Reyes Católicos, cuando el paraje se cita con el nombre de Balneario de Bracamonte. Actualmente ocupa el lugar un complejo turístico con piscina, baños, lodoterapia, masajes y un hotel.
La confluencia de ríos y la existencia de manantiales justifica desde épocas remotas el asentamiento de distintas civilizaciones en este municipio, pues bajo el balneario existe un poblado neolítico y restos paleolíticos de gran interés.